Buscar
  • Alejandro Voorduin

Propuesta visual.


PERSONAJES.


HUN-CAMÉ.

Aunque la puesta en escena seguirá el estilo del teatro de sombras, me pareció importante comenzar a diseñar a los personajes de Xibalbá de una manera más tradicional. Al final, por supuesto, todo se limitará al uso de siluetas.


De acuerdo a la descripción del guion, Hun-Camé tiene "piernas larguísimas y brazos huesudos, que se unen en un cuerpo contrahecho. Tiene la cabeza echada hacia atrás, de manera que la nuca toca la espalda y todo se ha convertido en una joroba".


Es importante que la apariencia de los Señores de Xibalbá resulte contrastante con la de los gemelos: si aquellos son fuertes y vigorosos, Hun-Camé debe ser espeluznante.




La escena 2 describe la siguiente acción: "Huna-Camé extiende sus largos brazos hasta lo alto de la bóveda y se sujeta del techo. Moviéndose con la habilidad de una araña, se mete por un agujero". Es posible articular la marioneta digital de manera que funcione como bípedo y cuadrúpedo al mismo tiempo.


Hun-Camé puede jugar a la pelota presentando la parte frontal del cuerpo a su adversario, aunque su cabeza esté sobre la espalda alta. Su movimiento es ceremonioso y teatral. Da largas zancadas para desplazarse y las extremidades, aunque huesudas, le permiten moverse con agilidad. Su movimiento debe ser casi como el de un insecto.


VUCUB-CAMÉ.

En contraste, Vucub-Camé, el hermano menor, deberá ser más parecido a los gemelos. Parecido, pero no igual.



La cabellera se mueve constantemente; es como un fuego que arde sobre su cabeza.

Y lleva ornamentos de plumas que crecen sobre sus hombros. Aunque no tiene esa cualidad arácnida del hermano mayor, las manos y los pies son de un tamaño exagerado.



Sin embargo, juega a la pelota del modo tradicional.


Es importante tomar en cuenta que las partes más sensibles de la anatomía no formarán parte de los personajes una vez convertidos en marionetas de sombras.


-----

ESCENARIOS.


Propongo basar nuestra puesta en escena en el teatro Karagöz en el que los personajes y/o los escenarios conservan ciertas cualidad es de textura y color. .



La idea es montar cuatro escenarios virtuales y viajar entre ellos con movimientos de cámara. Idealmente los escenarios estarán pintados y montados como si se tratara justamente de una escenografía teatral, y los personajes aparecerán proyectados sobre pantallas de tela colocadas en distintos niveles del escenario.



Es importante tener en mente que, aunque queremos honrar el estilo del teatro de sombras, este es un producto audiovisual que carece de la cualidad ceremonial del teatro. Así, es necesario buscar alternativas visuales para que el espectador soporte un relato de veinte minutos sin sentirse agotado.



También es posible que la sombra de los personajes juegue plásticamente al proyectarse en los planos del escenario.



Esto es apenas una primera aproximación a la puesta en escena y cámara.

Si la idea general es clara y les parece atractiva, el siguiente paso será comenzar con el diseño del resto de los personajes y de los escenarios.



51 vistas0 comentarios